Compartir este artículo en:



Terapia del Arte o Arteterapia: El poder curativo del arte

Las diferentes técnicas de la psicoterapia que son empleadas en pacientes han permitido, a lo largo de los años, innovar algunos métodos muy efectivos, creativos y estimulantes para quienes son atendidos con estos tratamientos. Estas nuevas técnicas les facilitan a los terapeutas ampliar su abanico de opciones al momento de determinar cómo tratar a cada paciente. Una de estas técnicas es la terapia del arte, o arte-terapia, que combina las bondades de la exploración artística junto con la psicología, para así poder resolver los problemas que se atiendan.

terapia del arte o arte-terapia

¿Qué es la terapia del arte o arte-terapia?

La terapia del arte o arteterapia es una forma de terapia a través de la cual los pacientes exploran sus niveles artísticos, bajo la supervisión y ayuda de un especialista en psicología, con el objetivo de que la actividad funcione como vía terapéutica para la resolución de problemas y conflictos, tanto intrapersonales como interpersonales.

Esta técnica les permite a los pacientes ejercitar aquellas habilidades artísticas, especialmente las visuales, que se manifiesten en él de manera inherente o, por el contrario, aquellas que esté descubriendo por primera vez, para así comprender el significado implícito que conlleva el ser humano y lograr tener una vida sana, tranquila y satisfactoria.

La arte-terapia proporciona también una opción para el desarrollo de la comunicación a quienes manifiesten dificultades para expresar lo que sienten, y por medio del uso de elementos como pinceles, colores, pinturas, recortes e instrumentos musicales, las personas perciben una conexión más profunda con todo aquello que se encuentra a su alrededor. No se requiere ninguna experiencia previa, ya que el único requisito para quienes practican la terapia del arte, es que descubran una nueva manera de expresarse y contar cómo se sintieron durante la ejecución de la actividad; el trabajo que realicen nunca será juzgado estéticamente.

Además de esto, la terapia del arte no solo puede ser utilizada como técnica propia de la psicología, sino también dentro del campo del aprendizaje y desarrollo personal integral, ya que la exploración del arte puede llevar a los pacientes al autoconocimiento y aumentar algunas de sus habilidades mentales como lo son la creatividad, intuición, astucia, entre otras. Por este motivo, la arte-terapia no necesariamente debe ser una alternativa terapéutica que sea aplicada únicamente a personas que tengan algún trastorno psicológico, sino que cualquier persona podría disfrutar de sus beneficios, y esta es la razón por la cual se recomienda ampliamente a niños y ancianos; la intención es que la persona no se sienta como un paciente, sino como un participante de un proceso de aprendizaje artístico.

Utilidad y beneficios de la terapia del arte en la salud mental

Tomando en cuenta que el arte es un tipo de manifestación universal, está claro que la arteterapia puede ser una alternativa para que cualquier persona desarrolle nuevas maneras de encarar cualquier situación que se le presente en la vida, pero dentro del campo de la psicoterapia, esta técnica puede ser aplicada prácticamente en cualquier caso en los que la terapia verbal ordinaria no proporcione los resultados esperados.

La terapia del arte puede ser aplicada prácticamente en cualquier lugar, desde los acostumbrados consultorios y salas de terapias hasta en salones de clases, auditorios y hasta al aire libre, donde además se podrá contar con la naturaleza como elemento de soporte adicional al tratamiento que se esté aplicando.

sesiones de arteterapia

Las sesiones pueden ser igualmente ejecutadas de forma individual como en grupos. Existe cierta ventaja en las sesiones grupales, donde la interacción con otras personas y las señales de aprobación que se generan entre ellas se convierten en un gran estímulo para aumentar la autoestima y el bienestar en general; de todas maneras, todo va a depender de las necesidades de cada paciente y cómo el arteterapista considere que se puede abordar cada situación.

Es importante que las sesiones sean tanto dinámicas como divertidas, y estas formen parte de una rutina en la que se le pueda hacer seguimiento a la evolución del paciente. Lo ideal es que cada sesión tenga una duración de entre 1 a 2 horas, con una frecuencia de una o dos por semana.

Diversos estudios realizados en todo el mundo dan cuenta de cómo el arte contribuye a sanar el sistema nervioso autónomo, regular el equilibrio hormonal y optimizar el funcionamiento de los neurotransmisores cerebrales. Esto sin duda permite que el individuo comience a gozar de un alto bienestar emocional, combatir el estrés y lograr el estado de relajación necesario para sentirse bien.

En este sentido, las actividades realizadas en la arte-terapia permitirán al paciente gozar de los siguientes beneficios:

  • Expresar libremente sus sentimientos, dejando de lado la introversión e inhibiciones que antes no le permitía manifestar lo que siente.
  • Explorar el autoconocimiento, con lo que se promueve la regulación de las conductas que suelen manifestarse en él.
  • Aumentar la autoestima, gracias al sentimiento que se manifiesta por poder cumplir con las tareas relacionadas al arte, especialmente cuando el resultado obtiene comentarios positivos y elogios de otras personas por el buen trabajo realizado.
  • Controlar los problemas, aprendiendo a darle un espacio y tiempo determinado a cada momento de su vida, identificando los conflictos que se le presentan y sabiendo separar los buenos momentos de los malos.
  • Desarrollar y ejercitar el gusto y habilidades por el arte, lo cual resulta sumamente beneficioso, porque actúa como vía para abrir la mente a nuevas maneras de pensar.
  • Mejorar las habilidades comunicativas, con lo que será posible desarrollar y aumentar las habilidades sociales y resolver los conflictos interpersonales.
  • Manejar cualquier tipo de conflicto, al descubrir las diferentes alternativas para encontrarle solución a todos los problemas que se le presenten.

¿Quiénes participan en la arte-terapia?

Es importante recordar que la arte-terapia, además de un tipo de técnica psicoterapéutica, también funciona como actividad de esparcimiento o revitalización del estado de ánimo, por lo que cualquier persona con afición al arte, o incluso quienes no tengan conocimientos sobre el tema, pueden hacer uso de esta técnica para mantenerse sanos en mente, cuerpo y alma.

De igual manera, la arte-terapia proporciona una vía para hacerle frente a muchos trastornos mentales como lo son la depresión, angustia, ansiedad y hasta las fobias; además, puede ayudar a las personas a ser más tolerantes del dolor crónico producido por la fibromialgia o secuelas de accidentes, trastornos por estrés postraumáticos, y los síntomas propios de la tercera edad.

Por otra parte, las personas que estén atravesando por un periodo de duelo, a causa de alguna pérdida importante (muerte de seres queridos, divorcios, etc.), o personas que sufran alguna enfermedad como Alzheimer, cáncer, trastornos de la alimentación, trastornos del aprendizaje, alcoholismo, tabaquismo y otras adicciones, pueden encontrar en la arte-terapia una forma de desahogo en la que manifiesten su dolor, angustias y frustraciones por medio de sus obras, para sentirse mejor consigo mismos.

Debido a que la terapia del arte puede sustituir a la terapia verbal, esta es también una excelente alternativa en los tratamientos de personas que tengan problemas de adaptación social, demencia, bipolaridad e ira, entre otros problemas asociados al comportamiento humano. A través de la arte-terapia puede encontrarse muchas respuestas sobre cómo se siente el paciente, para así encontrar una solución a su padecimiento y modificar su comportamiento.

La arte-terapia puede ser aplicada a personas que se encuentren privadas de libertad o recluidas en sanatorios psiquiátricos. En ambos casos, estas técnicas sirven para que los pacientes aprendan a lidiar con sus sentimientos negativos o de culpa ante las acciones que hayan realizado en el pasado, así como a distraer la mente, liberarse del estrés propio de encontrarse en esa situación particular de encierro, y recuperar el sentido de identidad y la razón.

En cuanto a quiénes ejercen esta técnica, deben ser profesionales de la salud mental, psicología o psiquiatría, que se hayan especializado en Arteterapia, ya que estos especialistas conocen muy bien las bondades que el arte proporciona para comprender la mente humana y todos los procesos propios de la conducta y la personalidad, además de los elementos necesarios para desarrollar cualquier tipo de actividades artísticas de forma correcta.

¿Cómo sacar provecho al poder curativo del arte?

El principal sustento físico de la arte-terapia son los materiales necesarios para crear piezas artísticas. A través de la utilización de esos materiales y la exploración del proceso creativo de cada paciente, se pueden reconocer y determinar los verdaderos sentimientos que tienen en momentos y circunstancias específicas. Esas manifestaciones provienen desde el inconsciente, por lo que va a depender en gran medida del arteterapeuta, reconocer las señales indicadas para ofrecer su ayuda y acompañamiento.

El arteterapeuta debe diseñar un plan de acción adaptado a cada caso particular. El significado que logre determinar a través de las manifestaciones artísticas de sus pacientes servirá en gran medida para dar cuenta de cuál es el problema que este presenta y qué debe hacer para mejorar su situación. Al percatarse de alguna señal que simbolice un problema determinado, entonces puede conducir a un cambio de esas señales internas, y encontrar así las soluciones.

Tipos de arte-terapia

Son varias las aplicaciones del arte que pueden ser empleadas en la arte-terapia. Cada una tiene un nivel de exploración interna determinado, pero todas funcionan al momento de proporcionar información clave en el tratamiento de los pacientes. Algunas aplicaciones son:

  • Pintura: Es la forma más pura y elemental del arte, en la que la simple acción de dejar caer la pintura sobre una superficie, ya sea una hoja de papel o un lienzo en blanco, representa una manifestación de desahogo y libertad plena.
  • Dibujos: Basta tener un lápiz o bolígrafo en la mano para que el paciente pueda dibujar lo primero que se le venga a la mente, y así expresar lo que siente. A través del dibujo, es posible encontrar hasta los deseos más ocultos que tenga un paciente.
  • Colores: Como complemento del dibujo, la utilización de lápices o tiza de colores permite la obtención de diversos efectos que no proporciona ningún otro material. Además, los trazos que se realicen con este material pueden llegar a resultar en verdaderas obras de arte, y también actúan como un medio para trasladar a las personas hasta su niñez.
  • Collages: Puede resultar ser una buena manera de dar a conocer los sentimientos a través de diferentes materiales, como tiras de papel, plastilina y colores, que se juntan sobre una misma superficie, dejando como producto final un mensaje de liberación mental.
  • Escultura: Ya sea a pequeña o gran escala, se puede utilizar arcilla, plastilina, yeso o cualquier otro material, para esculpir figuras que le traigan alguna emoción a la vida del paciente.
  • Fotografía: Sin que se requiera un alto conocimiento técnico o de uso de una cámara fotográfica, tan solo es necesario que el paciente sepa tomar una fotografía al objeto que más emociones evoque en él. La fotografía proporciona además la ventaja de que puede ayudar a recordar momentos de su vida, lugares, cosas y personas que le han acompañado anteriormente.
  • Danza: Es posible determinar las emociones a través de los movimientos que se realicen con el cuerpo cuando se ejecuta algún baile, esto debido a la integración que existe ente las sensaciones mentales y físicas que todas las personas tienen. Además, esta técnica es ideal para ser realizada en grupo, ya que la interacción entre las personas permite que se derriben las barreras que impiden una comunicación efectiva.
  • Música: Es otra forma de expresión bastante dinámica, y al igual que la danza puede ser practicada en grupo. La idea es que el paciente cante o toque algún instrumento, y dependiendo del ritmo o entonación utilizados, el arteterapeuta determinará las emociones o deseos que no puedan ser expresados verbalmente.

Es de suma importancia que al final de cada sesión la valoración obtenida hacia las tareas realizadas, sea la requerida para proporcionar una interpretación de los sentimientos del paciente y otorgarle un significado a dicha creación, y no sea juzgado como una obra estética.

Arte-terapia para niños

Es sabido que los niños y jóvenes no superan los traumas o problemas de la misma manera que lo harían los adultos, es por esto que la arte-terapia representa una gran alternativa para que ellos puedan seguir adelante ante cualquier situación problemática o conflicto que pudieran tener.

Son los niños los que posiblemente puedan aprovechar de mejor manera las bondades de la terapia del arte, porque cuando logran integrarse a las actividades, lo hacen totalmente libres de cualquier factor represor, al percatarse del nivel de diversión del que pueden disfrutar.

La terapia del arte es ideal en aquellos casos de niños que manifiesten problemas de aprendizaje, sufran algún trastorno del espectro autista, tengan problemas de conducta, estén atravesando por un proceso traumático o simplemente tengan dificultades para comunicarse e interactuar con otras personas. La arte-terapia constituye una forma pedagógica de aprendizaje con la que pueden superar miedos, reforzar la seguridad en sí mismos, desarrollar sus habilidades creativas y crecer sanamente.

Actividades sugeridas para la terapia del arte

Son muchas las actividades que pueden aplicarse en una sesión de arte-terapia que, con la correcta supervisión de un arteterapeuta, se podrán determinar muchas formas de ayudar a sus pacientes a superar sus problemas y mejorar su salud.

Como es obvio, todas las actividades relacionadas al dibujo o la pintura son las más usuales en el campo de la arte-terapia. Los pacientes pueden ser conducidos a pensar cómo son sus emociones y plasmarlas en una hoja de papel, utilizando diferentes tonos de colores para indicar cómo se sienten. En esta actividad también se pueden pintar los sueños, hacer un autorretrato, o dibujar a un ser querido que hayan perdido; inclusive, estas tareas no necesariamente pueden ser realizadas sobre una hoja de papel, también se pueden utilizar superficies cubiertas con arena o algún otro material sobre el que se puedan crear diversas formas. Como una variante, se puede pintar en la oscuridad, o con los ojos cerrados; con esta actividad se hace una exploración aun más profunda de las emociones, ya que se explota al máximo la imagen visual que el paciente tiene en su mente.

Las actividades manuales también son muy recomendadas para expresar los pensamientos reprimidos. Los collages son una excelente alternativa, ya que el paciente tiene la oportunidad de utilizar diversos colores, formas y palabras que representen una ventana de escape a emociones negativas. De igual manera, se puede hacer un mandala, que no es más que una especie de símbolo circular, muy utilizado como instrumento de meditación en algunas religiones de origen oriental.

arte-terapia con mandalas

Así como muchos psicoterapeutas piden a sus pacientes que escriban un diario donde describan todas las actividades que realicen, puede probarse la alternativa de hacer una revista visual, en la que el paciente rellene diariamente una página con dibujos o collages, que sirvan para describir visualmente cómo se han sentido.

En realidad, las posibilidades para el uso de la arte-terapia son infinitas; prácticamente cualquier actividad que involucre el ejercitar la imaginación para crear alguna pieza artística, puede ser utilizado para ayudar a las personas a sentirse mejor. Desde hacer un dibujo libre, crear figuras con arcilla o plastilina, o jugar con la luz para crear formas con sombras, son apenas un pequeño grupo de posibilidades que hacen de la terapia del arte una alternativa terapéutica ideal y de mucho provecho.

Psicólogos de Chile expertos en arte-terapia

Autor: © PSIGUIDE